Patrimonio

Zona del alto Ebro y del Rudrón

La zona del Alto Ebro y del Rudrón está situada en el noroeste de la provincia de Burgos, limitando con Cantabria. Su parte sur ocupa el extremo norte del territorio de las Cuatro Villas de Amaya y se extiende por la comarca colindante de Las Merindades. Está enclavada, desde el punto de vista biogeográfico, entre la región atlántica, que abarca el 12% del territorio, y la región mediterránea, con el 88% del mismo. Ocupa una superficie total de 51.588,35 Ha., de las cuales 28.931,65 corresponden a nuestra comarca, repartidas entre los municipios de Basconcillos del Tozo, Sargentes de la Lora, Tubilla del Agua y Valle de Sedano.

Se trata de un extenso territorio que se caracteriza por la presencia de roquedos calizos en las zonas altas y profundos valles con grandes farallones rocosos de paredes verticales excavados por los ríos Ebro y Rudrón. En las partes más elevadas, como el páramo de la Lora, aparecen formaciones arbustivas y pastizales esteparios en las zonas no aptas para el cultivo. En las laderas y zonas elevadas destacan los robledales, hayedos, encinares y pinares de repoblación, mientras que en el fondo de los estrechos valles crecen cultivos y huertas y bosques de ribera bien conservados perfilando la ribera de los ríos.

En los cortados nidifica una de las comunidades de aves rupícolas más ricas de Europa. Destaca la población reproductora de alimoche (el 11% de los ejemplares de Castilla y León), de buitre leonado y de búho real. Destaca igualmente la población reproductora de aguilucho pálido, concentrándose aquí el 1% del total nacional de ejemplares.